domingo, 15 de enero de 2017

Entrevista para “Free the Bee”


Esta entrevista conmigo originalmente fue publicada el 1 de enero de 2017 en ingles en el sitio de internet “Free the Bees” (Liberar las Abejas), administrada por Kaat Byrd (KB). Fue traducido al español para compartirlo con el mundo habla-español. Me ayudó mucho a reflexionar en mi viaje en la apicultura y donde está llevándome ahora. Es un ejercicio que tal vez todos apicultores deben hacer.



Tom Hebert

Tom Hebert es originalmente de Wisconsin en los Estados Unidos, pero ha vivido y trabajado con abejas in Honduras por los últimos 25 años. El usa más que todo colmenas marimbas para manejar las enojadas abejas africanizadas con que él tiene que usar allá. Él tiene un rango diverso de experiencias apícolas que extiende desde la enseñanza de apicultura con colmenas marimbas en Honduras y Jamaica hasta trabajar con un apiario comercial de 2,000 colmenas Langstroth en Wisconsin.

Hebert escribe dos blogs apícolas, “Musings on Beekeeping” en inglés y “Reflexiones Sobre Apicultura” en español. También puede encontrarlo en Facebook.



Kaat Byrd:  ¿Cómo empezó su historia con las abejas?

Tom Hebert: Mi viaje con las abejas comenzó cuando me uní a Cuerpo de Paz después que terminé la universidad. Cuerpo de Paz es un programa del gobierno de los Estados Unidos con programas de desarrollo por todo el mundo. La organización me ofreció una posición como voluntario en Honduras con su programa de apicultura. Honduras fue exactamente que yo quise—apicultura de verdad no.

En este momento pensé de Cuerpo de Paz solamente con una forma aprender español de verdad. El programa de dos años también me ayudaría a familiarizarme con la cultura y gente en quien quise enfocarme cuando finalmente yo usaría mi diploma universitario de periodismo escrito y estudios de América Latina. Finalmente, yo sería hacienda algún bien para el mundo.

Sí las abejas me llevarían a Honduras, entonces así sería.

Antes de este, mi única experiencia con abejas fue como un niño creciendo en el parte central de Wisconsin. Y no era exactamente con “apicultura.” Mis hermanos, hermana, y yo jugaríamos en el patio de nuestra casa y un abejón comenzaría a zumbar alrededor nuestros cabezas. “Congelaríamos” hasta que decidió a irse.

La próxima cosa más cercano a la apicultura era de tener emparedados de crema de maní con miel. Este fue nuestro bocadillo mas común cuando llegamos a casa después la escuela. Siempre había un bote u “oso” de miel en el chinero, media granulada. Pero no hay algo mejor que combinarlo con crema de maní cuando llega a casa con hambre y quiere algo inmediatamente.

Así, Cuerpo de Paz me aceptó en su programa de apicultura en Honduras, basada más en mis conocimientos de español y para tener algunas experiencias con agricultura (me crecí en el parte rural de Wisconsin y yo trabajaría en la granja de mi tío durante las vacaciones de verano. La mayoría de mis compañeros voluntarios de apicultura, de hecho, eran que llamamos generalistas. Este implicó que tampoco tenía experiencia directamente en apicultura. Sin embargo, cuerpo de Paz no dio entrenamiento extensivo.

Pero la vida siempre tira una llave dentro sus planes y se cambia todo—a veces por lo mejor. Honduras me ayudó a encontrar el amor de mi vida—mi esposa Sofía. Me dio una familia—sus tres hijos. También me ayudo encontrar otro amor—la apicultura. Los tres fue inesperadas. Mi aspiración periodística se quedó a un lado.

Estos insectos trabajadores ganaron un lugar en mi corazón, pero también la idea de los beneficios que pudieron traer a la gente. Este incluyó a mi también. Hay una gran necesidad entre los hondureños para mejorar sus ingresos y con esto sus vidas. La apicultura tiene esta habilidad para muchos de ellos.



Hebert, por la derecha, durante un taller sobre apicultura en 1991 para otros voluntarios con Cuerpo de Paz en Honduras.


Kaat Byrd:   ¿Qué es su enfoque y meta como un guardián de abejas?

Tom Hebert:  La apicultura es una actividad económica para mí. La idea es que las abejas me proveen con por lo menos un ingreso secundario. Como mencioné antes, la situación económica de Honduras no es bueno. Aun trabajo tiempo completo deja que uno esta presupuestando su dinero con mucho cuidado para que alcanza sus necesidades.

Desgraciadamente, nunca pude hacer la apicultura a tiempo completo. Tomé un trabajo como maestro de quinto y sexto grado en la escuela bilingüe local de inglés-español. Tengo mi salario el fin de cada mes.

La apicultura convirtió en una actividad secundaria, pero se mantiene primero en el asunto de pasión. Hago los trabajos relacionadas con las abejas en los fines de semana, durante vacación, y después clases.

Kaat Byrd:   ¿Cómo afecta su trabajo el ambiente local?

Tom Hebert:  El ambiente en términos de clima y geografía no causa desafíos extremos. No hay grandes preocupaciones durante el periodo de escasez ya que estoy en un área tropical. Colmenas grandes bien establecidas normalmente pueden sobrevivir sin alimentación suplementaria (aun que pueden llegar a la temporada de producción nuevo un poco pequeño en tamaño.) Siempre parece que hay por lo menos un poco de algo que está floreciendo. El clima no tiene los extremos que afecta notablemente las colmenas de los apicultores del norte.

Mi trabajo está afectado más para el ambiente económico de Honduras—los desafíos económicos que uno enfrenta. Honduras no es un país rico. Los trabajos que pagan bien son escasos. Una persona usualmente vive de un pago de salario al otro (si tiene la suerte de tener trabajo fijo). Nunca parece que hay dinero extra, especialmente para invertir en algo con la apicultura. Es caro comprar el equipo.

Atreves los años como voluntario con Cuerpo de Paz, la idea siguió crecer acerca de quedarme en Honduras con mi esposa y convertirme en un apicultor tiempo completo. Ella estaba de acuerdo conmigo. Regresar a los Estados Unidos con ella y los niños siempre sería una opción abierto sí no funcionaría mi vida en Honduras.

Pero cuando llegó el tiempo a dejar Cuerpo de Paz y empecer para mi propio, miré la realidad de la situación. Aprendí a primer mano la situación de la gente con quien estuve trabajando durante mi tiempo con Cuerpo de Paz. ¿Cómo podría sostener mi familia con la apicultura sí no tenía los recursos para invertir en el equipo necesario?

Quise comenzar con el mejor sistema, que significó para mí en está tiempo la colmena Langstroth con marcos movibles. Sin embargo, la verdad era que el equipo Langstroth simplemente estaba demasiado caro.

Yo no pude justificar a gastar tanto dinero cuando tenía preocupaciones más inmediatas de poner comida en la mesa y pagar los gastos escolares. Y ciertamente no pude justificar a gastar dinero en todos las extras que acompaña estas colmenas así puede manejar las abejas como debe.

Ahora estaba en los mero zapatos de la gente yo había estado ayudando como voluntario.

Así, la alternativa obvia era poner en practica uno de las cosas que estaba promoviendo—la colmena marimba. Es un sistema económico sencillo para manejar abejas. Puede usarlo como un paso para eventualmente llegar a manejar colmenas Langstroth o puede ser su colmena de preferencia.

Resultó que hice mucho de mi propio equipo para hacer esta actividad aún más barato, incluyendo mi ahumador, fundación de cera y también mis velos. Salió muy útil mi clase de carpintería que tomé en la escuela secundaria 

Me convertí en un apicultor frugal, pero por necesidad.


Algunas de las colmenas marimbas sencillos de Hebert ubicadas en una finca de café en las montañas de Honduras. Estos están hechos de madera reciclado.


Toda esta situación pasó otra vez más luego cuando trabajé varios años como un apicultor comercial en los Estados Unidos. Era trabajo por temporada—las siete meses durante la temporada apícola. La idea era de ganar suficiente dinero en Wisconsin para cubrir mis gastos de vivir allá, mandar dinero de regreso a casa para sostener la familia durante esos meses, y también ahorrar suficiente para los meses que yo sería de regreso en Honduras.

Allá estuve yo, trabajando con 2,000 colmenas—que pertenecieron a otra persona. Quise tener algunas de mis propias, con que pude jugar en los fines de semana. Tal vez podría ganar un poco de dinero extra también.

Pero estuve de regreso en la misma situación después que terminé con Cuerpo de Paz. No pude justificar gastar mucho dinero en equipo caro Langstroth. Había otras prioridades para mi salario.

Así, establecí una docena de colmenas marimbas con materiales gratis.

No tengo nada contra colmenas Langstroth. Están diseñados para producir miel en una manera eficaz. Es el mejor diseño para la apicultura migratoria y para la polinización de cultivos. Trabajé con ellas mucho, en Honduras y en Wisconsin.

Pero la verdad es que necesitamos una alternativa—no solamente para la gente en países en desarrollo, pero también para personas en los Estados Unidos.

Atreves todos estos años yo he llegado a creer en las colmenas marimbas y todos los beneficios que ellos tienen. Y estas creencias se han puesto más fuertes en los últimos 25 años. Puede ser que las colmenas Langstroth son la preferencia para la mayoría de la gente, pero las colmenas marimbas también tienen su lugar en el mundo apícola.

Kaat Byrd:   ¿Qué amenaza sus (trabajo con las) abejas y cómo trata con estas amenazas?

Tom Hebert:  La amenaza más grande, o talvez “desafío” es una palabra más apta, es trabajar con abejas africanizadas. Todo ha sido totalmente africanizado en Honduras desde los años 80s. Ellas son con que tenemos que trabajar así tuve que encontrar las maneras manejarlas y tomar ventaja de ellas.

Yo las manejo en la manera que las consigo, lo cual normalmente es atreves de capturar enjambres con trampas que guindo en los árboles. No he podrido invertir el tiempo en reproduciéndolas para características más dóciles—los compromisos con mi tiempo no me permiten. No cambio reinas tampoco. No hay muchos criadores de reinas aquí. Estas son abejas africanizadas puras como la naturaleza están evolucionándolas.

Tuve que aprender cómo manejarlas; aprender cuando puedo hacer revisiones intensivas o cuando ni debo tocarlas.

Su temperamento es muy variable. A veces puedo trabajar con ellas sin muchas dificultades, y otras veces ni quiere pensar en tocarlas. Pueden ponerse muy defensivas, especialmente durante el periodo de escasez en un día nublado.

El lado positivo es que pueden producir cantidades muy aceptables de miel. También son muy higiénicos y resistentes a enfermedades. Estos no son preocupaciones para mí. 

Es una situación de amor y odio. Tomo la buena con el mal.


Sofía, la esposa de Hebert, con un panal de una de sus colmenas marimbas de abejas africanizadas.


Kaat Byrd:   ¿Qué cree es el elemento clave para un apiario saludable y fuerte?

Tom Hebert: La apicultura natural, tanto que es posible. Lo hago de facto. Normalmente no tengo el dinero para gastar en los tratamientos caros para varroa, pero tampoco es necesario gastarlo.

Comienzo la mayoría de mis colmenas agarrando enjambres. Las establezco en un buen hogar (en el sentido de una buena caja) y en un buen lugar. Las vigilo y hago tanto manejo come es posible (o sea tanto que permite mi tiempo como maestro.)

Básicamente es un estilo de apicultura poco intensivo. Mi inversión monetaria es pequeña. Mi manejo de las colmenas es mínimo. Las abejas me dan que quieren en términos de miel. Básicamente es ganancia pura. Es un estilo que funciona bien para mí y el estilo de vida mío en este momento. Es una actividad secundara para mí (pero otra vez, primero en pasión.)

Este significa que las colmenas más fuertes son que sobreviven año tras año. La colmenas débiles no. Cada año debo tener más colmenas con buen características de sobrevivencia.

Algunas personas pueden criticarme por no poner el esfuerzo extra para mantener una colmena vivo. Aquí en Honduras, sin embargo, hay una abundancia de colonias silvestres y enjambres. Las abejas no están amenazadas. Es una característica de la abeja africanizada. Estas colonias silvestres son más una molestia. No pierdo mi sueño cuando pierdo una colmena de vez en cuando.

También contribuyo a la población silvestre cuando mis propias colmenas enjambran.

Kaat Byrd:   ¿En qué está trabajando ahora?

Tom Hebert: Mencioné antes que estudié periodismo escrito en la universidad. En este tiempo quise trabajar para un periódico o revista. Aunque puse a un lado esta idea cuando fui a Honduras con Cuerpo de Paz, este deseo a escribir siempre ha quedado allá atrás en mi cabeza.

Finalmente hizo un compromiso a yo mismo hace varios años para comenzar en manera serio a escribir otra vez. Empecé un blog, “Musings on Beekeeping,” como el vehículo para compartir mis pensamientos. Abejas son mi pasión. Que mejor tema para escribir que su pasión. He tenido una amplia variedad de experiencias apícolas y el maestro adentro de mi quiso compartirlas con otras apicultoras.

También tengo un segundo blog en español, “Reflexiones Sobre Apicultura.” Intento compartir mis experiencias tanto con el mundo de habla-inglés como el mundo habla-español donde vivo ahora.

He escrito varios libros pequeños acerca de apicultura y tengo ideas para más. Quiero llevar mi blog al próximo nivel así puedo ofrecer estos a apicultores.

En este momento manejo alrededor 75 colmenas que es un nivel que creo no va a cambiar. Este es un buen número de colmenas para mí.

Sin embargo, me gustaría aventurar en el mundo de apicultura con abejas sin aguijones. Es una tradición desde los tiempos de las Mayas. Ellos cultivaron una variedad in troncos huecos y usaron la miel fermentado para sus rituales.

También es una tradición que está desapareciendo. Pero en los últimos años yo he comenzado a ver diferente organizaciones y personas en México y América Central que están promoviendo las abejas sin aguijones e intentando revitalizar este aspecto de la apicultura.

Kaat Byrd:  ¿Quién o qué le inspira en este momento?

Tom Hebert:  Una cosa que estaba inspirando me es la habilidad ensenar diferentes aspectos de apicultura como un voluntario en Jamaica con el programa de Agricultor a Agricultor de Compañeros de las Américas. Me contactó Yerba Buena Farms, ubicado en la costa norte de la isla. Ellos tenían el deseo traer una apicultura más natural a Jamaica usando colmenas Kenia o marimba. Yo fui como su primer voluntario de Agricultor a Agricultor y ahora he hecho cuatro viajes a la isla, pasando el mes de Julio cuando tengo vacación con mi trabajo en la escuela.

Ha estado otra oportunidad para el maestro dentro de mí para compartir mi pasión para la apicultura. Los temas para los talleres han sido muy variados: manejo de colmena marimbas, construcción de las cajas para colmenas marimbas, trampas de polen para estas colmenas, moldes de cemento sencillos para hacer fundación de cera, ahumadores caseras, contabilidad para apicultores, y experimentación con materiales alternativas para la construcción de las cajas. Durante mi última visita, pude poner todo de estos temas juntos en una exhibición durante la exposición agrícola para toda la isla.


Hebert con apicultores jamaicanos en un taller para construir trampas de polen para colmenas Kenia o marimba.


Kaat Byrd:   ¿Puede compartir uno de sus cuentos favoritos acerca de abejas?

Tom Hebert:  Algo que viene a mi mente es de un artículo reciente de mi blog acerca de abejas en la cementero  de mi pueblo en Honduras. He estado requerido varias veces tatar con colonias de abejas in el cementerio.

Las tumbas en el cementerio do mausoleos arriba el suelo. Como se enviejan ello empiecen a grietar. Este es el caso especialmente con los tapones de las entradas. Las grietas dan las abejas la oportunidad para entrar y establecer su colonia.

Encontrará ocasionalmente una colonia de abejas africanizadas, pero usualmente son las abejitas sin aguijón que son nativas a Honduras. Es fácil hallar sus tubos de entrada sobresaliendo de las grietas si mira con cuidado.

Son las abejas africanizadas que normalmente causa los problemas y requieren mis servicios.

Hace muchos años un señor, quien había bebido demasiado, decidió que quiso robar un poco de miel de una de los mausoleos. Esta tumba tuve que tener más de 50 años de ser sellado. Una colonia de abejas africanizada se había entrado. El haló el tapón de la entrada, que estaba agrietaba por toda la orilla, pero solamente recibió un montón de picada antes de salir corriendo el cementerio. Se fue con los manos vacíos.

Me contactaron para ver si yo podría solucionar este problema. La colonia había sido causando muchos problemas de todos modos, picando el gento cuando limpiarían alrededor las tumbas. Ahora estaba abierto.

Era una colonia grande y el primer panal esta justo en la entrada de la tumba, formando una pared de abejas y cera que extendió desde arriba hasta el fondo. Era un poco más grande en tamaño que dos marcos profundos. Había acerca de cinco o seis de estos antes que llegue al ataúd de madera (todavía en buen estado). Algunos panales más pequeños continuaron sobre este.

Llenamos dos cajas Langstroth con panales de cría y abejas. Este panal viejo eventualmente fue descartado cuando las abejas llenaron marcos con panal nuevo. Botamos la miel.

Es un poco desconcertante entrar un mausoleo en esta manera. Pero, al mismo tiempo, un apicultor puede ser requerido hacer este tipo de servicio comunitaria—por lo menos en un lugar como Honduras.

En una visita reciente al cementerio hallé otra colonia en mausoleo. Creo que no voy a buscar la familia de esta tumba para pedir permiso para sacarla. Pero, sospecho, sí ellos vienen a buscarme, voy a decir sí.

Puede leer más historias de mis aventuras de la apicultura en un cementerio en mi blog.


Sacando una colonia que hizo su residencia en un foso vacío de un mausoleo en el cementerio de mi pueblo.


Kaat Byrd:   ¿Qué consejos tiene para nuevas guardianes de abejas?

Tom Hebert:  No queda con la idea que hay solamente una manera hacer la apicultura. Cuando busca consejos, algunos apicultores puede ser muy testarudo que hay solamente una manera aceptable para manejar abejas. Dirán que es la única manera hacer la apicultura.

Mantenga su mente abierto. Varea grandemente las opciones de colmenas y estilos de manejo. Investigar las alternativas y haga que es mejor para usted y las abejas. No hay un sistema correcto. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas. Cada apicultor nuevo necesita reflexionar en su situación y decidir que usar y que hacer.

Por ejemplo, colmenas marimbas generalmente están recomendados para una apicultura más natural. Son embargo, puede manejar las colmenas Langstroth en manera más natural cambiando algunas de las practicas normales que usan con ellos. Las colmenas marimbas son mucho más económico, pero usualmente gana más dinero con las colmenas Langstroth en el fin.

Soy un gran creyente en encontrar alternativos funcionales ya que este era que yo tuve que hacer para comenzar en la apicultura.

Pero siempre intenta mantener la salud de las abejas al centro de que hace. Ellos van a ganarle dinero o polinizan sus cultivos, no las cajas y otro equipo.




2 comentarios:

  1. Gracias Tom por compartir su experiencia, muy buena alternativa para producción con bajo costo.

    ResponderEliminar
  2. Dios le bendice Tom. Muy excelente experiencia, grata enseñanza y esperanza para mi en este proceso que quiero empesar la producción apícola. Soy Wilfredo un pequeño productor que tengo mi finca en el Municipio de Santa Fe, Colón, Honduras. Soy Maestro de Educación Media, vivo y trabajo en Trujillo, Colón. Quiero invitarle me visite para que me ayude con su experiencia a implementar mi proyecto, no conozco mucho de este rubro, he estado leyendo un poco. No tengo dinero para ayudarle a trasladarse hasta acá, pero estando aquí yo me hago cargo de usted y si quiere traer su esposa también. Mis teléfonos 95164017, 24344101, correo wilchame@gmail.com

    ResponderEliminar