domingo, 16 de agosto de 2015

Más Reflexiones Sobre La Apicultura con Abejas Africanizadas



Mi primera experiencia con la apicultura era por medio de abejas africanizadas. Estas son las únicas abejas disponibles en Honduras así yo aprendí como tratar con su comportamiento defensiva y sacar ventaja de ellas para la producción de miel. Implicó que tuve que probar muchas técnicas e hice muchos errores en estos últimos 24 años para determinar que yo pude y no pude hacer.



Los apicultores de otros países con la abeja africanizada probablemente tienen diferente experiencias. Cada persona tiene diferente recursos disponibles y diferentes maneras para manejar colmenas. La industria apícola esta más desarrollada en algunos países que otros. Cada persona tiene su propia situación personal que determina que pueden o no pueden hacer con sus colmenas.


Esta entrada de mi blog es acerca de mi realidad trabajando con abejas africanizadas. Este es acerca de que hago y porque lo hago. La información aquí está basada en mis propias experiencias personales.


Este también es una continuación del entrada previo, “Reflexiones Sobre La Apicultura con Abejas Africanizadas.”


Mi Historia


Como mencioné, la primera abeja con que trabajé estaba la abeja africanizada. Sometí mi aplicación durante los finales de mis estudios universitarios para unirme con Cuerpo de Paz, una organización de voluntarios de los Estados Unidos. Quise ir a un país latino americano y de verdad aprender español. Yo había estudiado periodismo escrito y estudios de América Latina. Cuerpo de Paz me ofreció Honduras pero como parte de su programa de desarrollo apícola allá—apicultura con abejas africanizadas.


En realidad no analicé mucho la oferta—solamente estuve pensando acerca de la oportunidad para ir a Honduras. La verdad es que no me dio cuenta de la realidad de trabajar con abejas africanizadas hasta que llegué. Cuerpo de Paz nos dio entrenamiento general de apicultura pero también específicamente como manejar abejas africanizadas. Este era en los principios de 1991.


En este tiempo yo no tenía nada con que pude compararlas—no tenía ningunas experiencias con abejas mientras estuve creciendo en Wisconsin en los Estado Unidos. Lo más cerca llegué a una abeja como niño era cuando comí sándwiches de crema de maní y miel a llegar a casa después la escuela o congelando me cuando jugando afuera en el patio de nuestra casa hasta una abejorro dejaría de volar alrededor de mi cabeza e irse.


Pero Cuerpo de Paz me aceptó, probablemente porque tenía un poco de experiencia en agricultura (el parte rural de Wisconsin—la tierra de vacas lecheras) y pude hablar algo de español. Esta difícil encontrar voluntarios con conocimientos apícolas así aceptan “generalistas,” gente quien están disponibles aprender apicultura y quien pueden asimilarse fácilmente a una diferente cultura. 


Apicultura durante mis días como voluntario con Cuerpo de Paz. Tenía varias colmenas que usé para propósitos de demostración y simplemente para aprender más acerca de manejar abejas africanizadas. Esta colmena estaba pequeña así quedaron tranquilos, al opuesto de la mayoría de colmenas en Honduras. Con experiencia como apicultor en Honduras yo aprendí juzgar si las abejas deben quedarse calmadas o si necesitaba poner el traje completo.


Mis primeras experiencias con abejas europeas no llegó hasta algunos años después, in 2007. Regresé a mi estado natal de Wisconsin para trabajar con un apicultor comercial. Estas personas tenían casi 2000 colmenas en este tiempo y trabaje con ellos por tres años.


El trabajo incluyó casi todas las tareas apícolas, empezando con hacer núcleos y paquetes de abejas cuando las colmenas regresaron de la polinización de almendras en California. Después empezamos a trasladar las colmenas del patio de la “granja” hasta los apiarios. La cosecha y extracción de miel siguió. Finalmente llegó el tiempo de los tratamientos y alimentación antes de mandar las abejas de regreso a California para esperar los arboles de almendras otra vez en la primavera.


Me gustó bromear con John el dueño acerca de que sus abejas eran como lloronas en comparación con mis abejas africanizadas en Honduras. Como apicultores comerciales sacan de quicio las abejas. Este trabajo es un asunto de entrar y salir del apiario tan rápido como posible. Tiempo siempre está limitado así damos algunas golpes y porrazos a las cajas y las colmenas para terminar el trabajo lo antes posible. El aire seria lleno con abejas. Pero estas abejas son un animal diferente de las africanizadas en Honduras. En realidad no le sigue mucho cuando sale del apiario y se tranquilizan relativamente rápido. No están ni cerca de ser enojadas y no pican como los míos.


El aire lleno de abejas—la naturaleza de la apicultura comercial en Wisconsin. Termina el trabajo y termínala rápido. No preocupamos mucho acerca de agravar las abejas un poco. Pero en ningún momento actuaron come mis abejas africanizadas en Honduras.


También empezó un apiario pequeño con mi hermano así tenía la oportunidad de tratar con abejas europeas al nivel de una pasa tiempo y con colmenas Kenia/marimbas.


Más recientemente tuve la oportunidad a trabajar otra vez con abejas europeos cuando fue como voluntariado para hacer entrenamientos con un proyecto de colmenas Kenia/marimba en Jamaica. Visité la isla tres veces por una duración de una mes cada vez, por medio de la programa de Agricultor a Agricultor de la organización Compañeros de las Américas. En Jamaica todas las abejas siguen ser europeos. Nunca antes pude trabajar con abejas usando pantalones cortos y chancletas.


Todo de este significa que yo he visto ambos lados. Las africanizadas y las europeas. El feo y la bonita.


Mis Abejas en Honduras


Todas mis colmenas tienen abejas africanizadas—100 porciento abejas africanizadas puras de Honduras. Ya no hay abejas europeos puros aquí. Todas están africanizadas—abejas con los genes de las razas europeas y africanas de abejas. Pero los genes africanas predomina y este significa una comportamiento defensiva.


Yo comencé la mayoría de mis colmenas por medio de la captura de enjambres. Algunas pocas vinieron atreves de sacar colonias silvestres. Trabajo con las abejas en la manera que están cuando las captura, manejando las con la comportamiento con que vinieron.


No crio reinas y no cambio reinas en una esfuerzo a mejorar su comportamiento o para hacerlas más productivas. Tampoco compro reinas. La industria de la crianza de reinas no es tan desarrollada en Honduras, lo cual complica la disponibilidad de reinas cuando uno la necesita. Todas las reinas en mis colmenas están remplazadas naturalmente con tiempo por la colonia misma.


También debo mencionar que no hago manejo intensivo de mis colmenas, en general por las restricciones de tiempo que tengo a causa de mi trabajo como maestro de quinto y sexto grado. Normalmente las abejas me dan que ellas quieren de miel y estoy satisfecho con ese.


Mi guante después de un día jugando con las abejas. Para el apicultor nuevo y sin experiencia, todo aquellas cosas pequeñas y blancas en mi guante son las agujones. He estado usando guantes gruesos hecho para al invierno que traía de Wisconsin cuando estaba trabajando allá. Mi esposa agrega una manga y el foro que tiene adentro el guante previene que los agujones pasan directamente hasta mi mano. Cuero no detiene todas las picadas. De lo contrario yo uso algunos guantes baratos de tela para jardineros (¡tres pares!) con la manga costurada a uno.


Manejo de la Abeja Africanizada


¿Pueden ser manejados? ¿Puede hacer los manipulaciones apícolas normales para optimizar la producción de miel? Definitivamente sí. Cuando la abeja africanizada entro a Honduras por la primera vez en 1981, la numero de apicultores disminuyeron drásticamente. Muchas personas quitaron colmenas que han mantenido en sus solares. La mayoría de las personas no quisieron tratar con abejas tan defensivas. Poco apicultores nuevos estaba reemplazándolos—hasta recientemente.


En los últimos diez años aproximadamente Honduras ha tenido un resurgimiento en la apicultura. El gobierno y organizaciones internacionales de desarrollo han estado promoviendo la apicultura como una alternativa económico para el país—porque puede manejar la abeja africanizada, ellas pueden producir buen cantidades de miel, y pueden crear ingresos saludables para la gente quien quieren trabajar con ellas. Solamente es un asunto de aprender las técnicas apropiadas de manejo.


Sin embargo, las abejas pueden ser defensivas. Ellas han ganados su apodo de “abeja asesina” por un razón. Su actitud defensiva pude llegar al extremo donde animales y personas mueren. La mayoría de las personas que conozco en Honduras pueden comentar acerca de muertes e incidentes severos de picadas causadas por estas abejas. Este es la diferencia primordial entre la abeja africanizada y la abeja europea.


Biológicamente las diferencias son mínimas. Ambos abejas recolectan miel y polen en la misma manera. Ambos crian abejas nuevas en la misma manera. Construyen panales y establezcan sus nidos en la misma manera. El apicultor cosecha y extrae miel básicamente en la misma manera. Igualmente usted puede dividir la colmena y criar reinas. La abeja africanizada es un poquito más pequeño y la duración de su desarrollo para ser adulto ligeramente más corto.


Abejas africanizadas pueden ser defensivas. Ellas ganaron su apodo de “abejas asesinas” por un razón. Pero al mismo tiempo, con una abundancia de humo, manipulaciones lentos y calmadas, y con la clima apropiada una persona puede trabajar con estas abejas y aprovechar su habilidad de producir miel.


Otra vez, la diferencia es el aumento en la actitud defensiva de la abeja africanizada. Este significa el apicultor necesita tomar medidas extras o medidas diferentes para tomar en cuenta este comportamiento durante manejo. Sin embargo este temperamento varea—a veces mucho. Algunas colmenas pueden ser muy calmadas y uno puede manipularlas sin demasiado problemas. Otras veces pueden llevar su actitud defensiva al extremo opuesto y poner en acción su nombre de “asesino.” En el fin, siempre uso precaución al memento que entro una colmena, esperando por el peor pero feliz cuando no ocurre.


Había muchas ocasiones donde lo mejor cosa era simplemente tapar la colmena de nuevo y regresar otro día en un intento a revisarlas. Ellas pusieron tan enojados que literalmente había una nube negra alrededor de mí. Ellas estaban rebotándose de mi velo y tratando a picar me donde sea. Demasiadas abejas estaban muriendo después de picar. Aunque yo no estaba preocupada par yo mismo (siempre uso la protección adecuada) yo normalmente piensa acerca de aquella persona que toma un atajo por el potrero cerca el apiario cuando no deben.


Otras veces, sin embargo, ellas actuaron casi como una colmena normal de abejas europeas, manteniéndose calmadas y permitiendo me revisar sus panales.


Desencadenando el Comportamiento Defensiva

He visto que su actitud defensiva depende de varios factores—

  • La temporada anual (época lluviosa o época seco)
  • Escasez o fluye de néctar
  • La clima ese día (nublado o soleado)
  • Cuantos colmenas entro (algunas pocos o el apiario entero)
  • El tipo de manejo que necesito hacer (intervención mayor o menor)
  • El tamaño de la colonia (enjambre nuevo o colonia establecida)
  • Las manipulaciones del apicultor (despacio y cuidadoso o no)
  • La ubicación del apiario.

El peor momento entrar una colmena africanizada es durante la época lluviosa en un día nublado. Esta temporada es el periodo de escasez en Honduras—la mayoría de plantas no tiene flores con que las abejas pueden trabajar. Y si hay algo que está floreciendo, el néctar frecuentemente esta diluido con lluvia.


Este significa que todas las abejas están en casa, incluyendo las abejas forrajeras viejas y enojadas. Todas están en la colmena y listo a meterse en su cara cuando abre la caja. Usualmente ni tomar la molestia de ir al apiario si el día es un poco nublado, especialmente in las montañas. Es difícil hacer cualquier tipo de manejo, aun alimentarlas, si las abejas se ponen bravas.


La abeja africanizada frecuentemente tiene su peor comportamiento durante el escasez o temporada lluviosa. Intento no abrir las colmenas así uso una sistema donde echo el agua azucarada atreves una tapaderita de malla con una cazuela puesto abajo. Piden problemas si quiere revisar la cría en esta temporada.


El momento mayor o más fácil para revisar una colmena generalmente es durante el fluye de néctar en un día soleado. La mayoría de las abejas forrajeros viejos están en el campo visitando flores. Todavía va a tener muchas abejas en el aire si están haciendo una intervención extensiva pero generalmente no atacan tan agresivamente en comparación con la época lluviosa.


Lo más colmenas que entra, lo más defensiva se ponen. Normalmente puedo entrar las primeras tres o cuatro colmenas sin muchas problemas en un día con las condiciones climatológicas correctas. Tal vez ni uso un traje completo si este es la cantidad de colmenas que quiero revisar. A seguir con más, cada uno pone un poco más defensiva. Cada uno provoca el próximo. Algunas personas hablan de mantener apiarios de solamente varias colonias, y tiene razón para esta razón. 


Si quiero tener muchas colmenas en un sola lugar, intento espaciarlas tanto que puedo. Otro vece tomo dos días a revisar todo las colmenas en un apiario grande. Todas mis colmenas están en pares compartiendo un banco, para bajar costos. Reviso la colmena en el derecho un día y regreso otro día para revisar las colmenas en la izquierda. Son un poco más manejables si puede evitar abrir la colmena que directamente al lado.


No puedo golpear las colmenas, especialmente como hicimos trabajando con apicultura comercial en Wisconsin. Necesita trabajar lento, siempre usando cuidado cuando manipulando los panales. Constantemente echa humo en las abejas.


Colmenas grandes siempre están más defensivas que una colmena pequeña—simplemente porque contiene más abejas. Los enjambres nuevos normalmente son más fáciles de revisar hasta que crecen a un cierto tamaño—tal vez por lo menos ocho panales completos. Aquí y adelante empiezo ver un notable comportamiento diferente. 


Ocasionalmente hay aquellos apiarios donde las abejas siempre están defensivas y constantemente enojadas. Parece que nunca hay una buena razón por su comportamiento. El apiario que tengo en mente estaba en una zona intermediario, no alto en las montañas ni directamente abajo en el valle. Estaba ni caloroso ni helado. La vegetación estaba excelente—probablemente mi apiario más productivo. Pero no importó como era la clima ni que despacio fui trabajando con ellas, siempre quisieron ser en un alboroto. Siempre tuvimos usar más que los trajes completos y alistarnos para batalla. La único razón que toleré esta lugar era porque yo sabía que las abejas llenaría las cajas con miel.


La abeja africanizada no le gusta quedarse en su caja. Lo más tiempo que mantiene la colmena abierto, lo más abejas que salen. Cuando termina de chequear la colmena, la caja literalmente puede estar cubierta con abejas. Yo echo humo y uso la brocha un poco para cerrar la caja y eventualmente empiecen a meterse otra vez.


Si necesito sacar una colonia silvestre, me gusta esperar hasta el tarde. Puede ser el peor hora del día a cause el calor. Pero mi razonamiento es que si ponen muy defensivas, el noche llegaría pronto para tranquilizarlas. Puede tener todas las abejas alborotadas pero normalmente el siguiente mañana están calmada y trabajando como usual. Este significa que usted puede trabajar como usual también.

Hay un tercer parte todavía—“Aun Más Reflexiones Sobre La Apicultura con Abejas Africanizadas.”
 

---Tomas
 

2 comentarios:

  1. Excelente todas las apreciaciones que se hacen en este articulo, ya que son copiadas de la realidad, y en Colombia vivimos las mismas experiencias con las abejas africanizadas
    visita nuestra web www.abundanthoneygroup.com

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que disfrutó este entrada en mi blog. Buenas suerte con su empresa.

    ResponderEliminar