domingo, 15 de febrero de 2015

Reflexiones Acerca de la Apicultura en un Cementerio



Un apicultor nunca sabe dónde él puede llegar para jugar con abejas. Enjambres se establezcan en lugares muy inusuales. Así pueden llevar uno a hacer un poco de la apicultura hasta en un cementerio, como pasó en mi caso. Varias veces ahora.



Un cementerio típico de Honduras.


Yo quise empecer esta entrada en mi blog diciendo “la experiencia más memorable mío con la apicultura era…” pero la verdad es que todos son memorables. Tiene que ser cuando involucra un cementerio.


Los cementerios de Honduras parecen ser los lugares perfectos para colonias de abejas. Las tumbas normalmente están en mausoleos construidos arriba la tierra. Con tiempo ellos desarrollan grietas. Este da las abejas un lugar para entrar una buena cavidad para comenzar su colonia.


Ahora, antes que sigo, tal vez yo debo clarificar que nunca he visto las abejas directamente en un ataúd (con suerte). Siempre están en el espacio afuera el ataúd pero todavía adentro el mausoleo o tumba. Y solamente ha tratado con estas tipos de colonias porque los miembros de la familia me pidieron mi ayuda.


Grietas aparezcan en muchas de los mausoleos más viejos a causa de su deterioración atreves el tiempo. Esta da las abejas una puerta para entrar la cavidad y comenzar su colonia.


Uno de estas experiencias pasó hace seis años cuando un joven murió en un accidente de tráfico. La mañana de su entierro varios hombres fueron al cementero para limpiar uno de los espacios vacíos en el mausoleo familiar. Sorprendieron a descubrir que abejas se han mudado adentro el espacio. Este es cuando ellos vinieron a buscarme para sacar prestado algo de equipo para encargarse del problema.


No tenía problema prestarles varias trajes y un ahumador. Pero después de pensar un poco yo decido que era mejor acompañarles. No eran apicultores y tal vez me necesitarían. De verdad no quise meterme a sacar una colonia de abejas aquel día pero al mismo tiempo pareció que pude ser interesante y mi conciencia me dijo que debo estar allá (por en caso me ocuparían).


Caminamos al cementerio y metimos en los trajes. Prendí el ahumador para ellos y les mostré como amarrar sus velos. Lo más valiente de ellos, Don Chico, empezó a bombear humo en la tumba vacía antes de meterse adentro. El descubrió que las abejas no era directamente dentro este hueco, pero en la tumba ocupado al lado. La pared entre los dos había rajado en el parte posterior del mausoleo, dando las abejas acceso a su lugar de nido.


Don Chico, albañil de mausoleos convertido monetariamente en apicultor, se alista con un traje para tratar con la problema de las abejas. Ellas entraron y salieron por la tumba vacía a sus pies pero en actualidad eran metidos en la tumba con las flores en el frente.


Al contrario, el resto del mausoleo estaba en buen estado y la tumba con las abejas estaba bien sellada en el frente. De verdad no me gustó la idea de romperla y literalmente sacar las abejas y sus panales. Decidimos que la cosa más fácil era de mezclar un poco de cemento y sellar la grieta. Aquella tumba sería la tumba de la colonia también.


El entierro era de ocurrir mas luego en el tarde así en realidad no había otro opción. Colonias silvestres están demasiado común así no sentí mal acerca de sacrificarlo. Las abejas Africanizadas enjambran frecuentemente en Honduras así es fácil encontrar colonias silvestres. Muchas veces, como en este caso, son una molestia.


Además de casi asfixiarse Don Chico con el humo adentro el mausoleo mientras que selló la grieta, todo fue bien. El única problema era que las abejas ya estaban saliendo y entrando cuando empezamos a solucionar el problema. Estaba ya tarde en la mañana cuando vinieron a buscar mi ayuda. Un buen parte de las abejas de campo ya estaban saliendo a visitar flores y regresaron solamente para encontrar la puerta de su casa sellada.


Primero Don Chico sacó basura  y pedazos de ladrillos que estaban adentro la tumba vacía. Después entró para sellar la grieta en el parte atrás donde las abejas estaban entrando la tumba vecino donde tenía su nido.


Yo dejé los hombres con los trajes y ahumador. Ellos dijeron que pudieron encargarse del problema de las abejas que estaban regresando del campo.


Más tarde aquel día yo decidí regresar al cementerio antes del entierro. Quise ver como resultó la situación. Había varias latas vacías de la versión local de Raid y abejas muertos por aquí y allá. Ellos también prendieron un fuego en un esfuerzo a matar algunas de las abejas.


Joaquín me muestra algunas de las abejas que murieron después de usar dos latas de la versión local de Raid. Aunque empezaron fuegos en las tumbas vacíos del mausoleo, todavía había abejas aquí y allá.


En realidad no había tantas abejas vivas. Pero el poco que se quedó era muy molestón, zumbando su cabeza y siendo necios. Por lo menos no estaban directamente atacándonos como hacen generalmente las abejas Africanizados. El problema era que la mayoría de la gente automáticamente empezaría a espantar abejas y alguien probablemente sería picado cuando llegaron con el ataúd. 


Decidimos que la mayoría de la familia doliente tendría que quedarse atrás un poco mientras Don Chico y Joaquín, todavía en trajes y velos, pondría el ataúd en la tumba y sellarla. Varias de los hombres más jóvenes (quien parecían bastantes ebrios después el velorio el anoche anterior) era suficientemente valiente dar una mano sin poner equipo. Ya estaba poniéndose bastante tarde y
creo este ayudo a calmarlas aún más.





Discretamente tomé varias fotos mientras miré todo el evento. No pude resistir. No es con frecuencia que un apicultor tiene una experiencia como este.


Así este fue todo…o así pensé.


Este continuará en un futuro entrada en el blog

---Tom


Para leer este relato en inglés, va a mi otro blog, “Musings on Beekeeping.”







1 comentario:

  1. Hola! Soy una estudiante universitaria española del Grado de Maestro en Educación Infantil y quiero hacer mi trabajo de fin de grado sobre la apicultura enfocado a la pedagogía y divulgación de las abejas. Veo que usted es un gran experto en el tema y además es profesor :) Le escribo porque estoy buscando información sobre los beneficios que aporta la apicultura a los niños (desarrollo de habilidades, autonomía,...), pero no encuentro artículos científicos técnicos, solo experiencias. No sé si usted me podría ayudar... Muchas gracias de antemano y disculpe las molestias. Laura

    ResponderEliminar